Carsten ten Brink/Flickr

Razones por las que Jeffrey Sachs es importante

SEATTLE – Bono llama al economista Jeffrey Sachs “la rueda crujiente que ruje”. Para mí, Sachs es el Bono de la economía: una persona con una inteligencia, una pasión y una capacidad de persuasión impresionantes y que está dedicando sus dotes a hablar en pro de los pueblos más pobres del planeta. Así, pues, no me sorprendió que un periodista considerara a Sachs un convincente protagonista de un libro... y una forma apropiada de interesar a los lectores en el tema, posiblemente árido, del desarrollo internacional.

En The Idealist, Nina Munk, de Vanirty Fair, ofrece un retrato no hagiográfico de Sachs y sus Aldeas del Milenio, proyecto de demostración con un presupuesto de 120 millones de dólares destinado a mostrar al mundo que es posible sacar a las aldeas africanas de la pobreza mediante una inyección en gran escala de asistencia selectiva. Habría sido fácil –y tal vez más comercial– que Munk hubiera ofrecido una caricatura, acentuando demasiado las características negativas de Sachs a costa de sus grandes dotes, pero no lo ha hecho.

Munk pasó seis años documentándose para escribir el libro, llegando a conocer a Sachs bien y pasando largas temporadas en dos de las quince Aldeas del Milenio. Apreció claramente la importancia y la dificultad de lo que Sachs y su equipo están intentando hacer.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/VHTSPRm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.