Los adelantados de las vacunas en los países en ascenso

SEATTLE – Las vacunas obran maravillas. Impiden que se declaren las enfermedades, lo que es mejor que tratarlas a posteriori. Además, son relativamente baratas y fáciles de administrar. Sin embargo, millones de niños no las reciben. Es algo que siempre me ha parecido asombroso. Cuando hace quince años pusimos en marcha la Fundación Gates, suponíamos que ya se estaban adoptando todas las medidas evidentes y que deberíamos ocuparnos de soluciones onerosas o aún no demostradas. En realidad, la distribución de las vacunas básicas sigue siendo una de nuestras máximas prioridades.

Al pensar en 2014, me siento más optimista que nunca sobre los avances que podemos lograr recurriendo a las vacunas para brindar a todos los niños –dondequiera que vivan– un comienzo sano de su vida. Tenemos nuevos recursos debidos a donantes generosos de todo el mundo. Estamos elaborando nuevas y mejores vacunas para proteger a los niños contra enfermedades mortales y estamos buscando formas innovadoras de distribuirlas, en particular en zonas de difícil acceso.

Una de las novedades más apasionantes –y con frecuencia pasada por alto– en la campaña mundial para dar acceso a la inmunización a todos los niños es el papel en aumento de los proveedores de vacunas de países en ascenso. Países como el Brasil, China y la India han afrontado muchos problemas propios en materia de desarrollo y de salud y han logrado avances enormes. Ahora están utilizando su experiencia y su capacidad técnica para ayudar a otros países a lograr avances similares.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/nsxkntN/es;