6

El gobierno de Putin en Donbas

STANFORD – En marzo, el tabloide alemán Bild publicó un artículo basado en un documento secreto que revela que las zonas separatistas del este de Ucrania "están siendo tratadas como partes del territorio soberano de Rusia". Las revelaciones arrojan una nueva luz sobre las negociaciones de paz Minsk 2 en curso -una luz que ilumina la frustración expresada por el gobierno ucraniano.

El documento obtenido por Bild es un informe de una reunión de octubre de la "Comisión Interministerial para la Provisión de Ayuda Humanitaria para las Zonas Afectadas en el Sudeste de las Regiones de Donetsk y Luhansk" de Rusia. El texto describe que los asistentes a la reunión no sólo se concentraron en la asistencia humanitaria; más bien funcionaron como una suerte de gobierno en las sombras. Se establecieron grupos de trabajo en cooperación con las autoridades rusas para gestionar las finanzas, las políticas económicas, la infraestructura de energía y transporte y el comercio de la región.

Curiosamente, la reunión tuvo lugar bajo la mirada atenta de cuatro miembros de la policía secreta rusa (FSB) y fue presidida por el político ruso Sergey Nazarov. Los jefes titulares de las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk no estaban presentes. De hecho, el único asistente ucraniano era un representante del gigante energético DTEK, propiedad de Rinat Akhmetov, el oligarca más rico del país.

La postura negociadora oficial del Kremlin es que quiere una Ucrania unitaria que les dé a las repúblicas separatistas una considerable autonomía y el derecho de veto de legislación nacional clave. Esto requiere que Ucrania enmiende su constitución para ofrecer un estatus especial a las regiones separatistas -un cambio en la estructura fundamental del país que, después de la pérdida de unas 10.000 vidas, improbablemente resulte factible desde un punto de vista político-. A cambio, el Kremlin ha prometido respaldar -pero sólo después de que se modifique la constitución- al gobierno nacional de Ucrania en su reafirmación del control sobre esas regiones, así como sobre su frontera con Rusia.