gokrun1_Bernd von Jutrczenkapicture alliance via Getty Images_plane Bernd von Jutrczenkapicture alliance via Getty Images

Las empresas Big Tech vuelan demasiado

FUNAFUTI, TUVALU – El año pasado, Microsoft anunció que alcanzará números negativos en cuanto a sus emisiones de dióxido de carbono hasta el año 2030. “Si no frenamos las emisiones, y las temperaturas continúan subiendo”, dijo la empresa en su blog oficial, “la ciencia nos dice que los resultados serán catastróficos”. Microsoft merece ser reconocida por discutir públicamente la crisis climática, por ser transparente sobre sus propias emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y por tener al menos algún tipo de plan para reducirlas.

Sin embargo, el tema obvio que no puede ser ignorado es que Microsoft es uno de los diez principales compradores corporativos de vuelos comerciales en Estados Unidos. Antes de la pandemia, en la gestión financiera 2019, sólo los viajes de negocios de la empresa representaron 392.557 toneladas métricas de emisiones de GEI.

Eso es mucho más de lo que emite todo mi país insular del Pacífico en un año. Tuvalu es bien conocido por su vulnerabilidad a los efectos del cambio climático. No aportamos casi nada a las emisiones globales de GEI, pero sus consecuencias nos afectan mensualmente o incluso a diario.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/2mKo2Stes