nye214_abzee_getty Images_china japan map abzee/Getty Images

El triángulo asiático de Biden

CAMBRIDGE – La actuación de Biden frente a China será una de las cuestiones definitorias de su presidencia. Hereda una relación sinoestadounidense que se encuentra en su peor momento en cincuenta años. Algunos culpan por esto a su predecesor, Donald Trump. Pero la culpa que merece Trump es por echarle gasolina al fuego. Fue la dirigencia china la que encendió y alimentó las llamas.

Durante la década que pasó, los líderes chinos abandonaron la política de moderación de Deng Xiaoping expresada en la consigna «ocultar la fuerza y esperar el momento» y aumentaron la asertividad en muchas formas: construcción y militarización de islas artificiales en el Mar de China Meridional, incursiones en aguas cercanas a Japón y Taiwán y dentro de la India en la frontera común en los Himalayas, presiones económicas a Australia por atreverse a criticar a China.

En materia comercial, China desniveló el campo de juego mediante subsidios a sus empresas estatales y la imposición a compañías extranjeras de transferir propiedad intelectual a sus socios chinos. La respuesta de Trump, con sus aranceles que alcanzaron a aliados además de a China, fue torpe, pero tuvo fuerte apoyo bipartidario cuando excluyó del mercado estadounidense a empresas como Huawei, cuyos planes de construcción de redes 5G planteaban riesgos de seguridad.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/L5oEZyues