galbraith7_Drew Angerer Getty Images_biden order Drew Angerer/Getty Images

El gran comienzo de Biden

AUSTIN – En el espacio de menos de tres meses, una conspiración de acontecimientos transformó la escena política estadounidense. En primer lugar, la pandemia de COVID‑19 derrotó a Donald Trump, no porque cambiara el sentimiento de la población en este país profundamente polarizado, sino más bien porque el virus abrió de par en par las puertas del acceso al voto. Un enorme incremento de la votación anticipada y por correo llevó a que la participación en la elección de 2020 superara a la de 2016 por 20 millones de votos, con una proporción mayor del electorado que en cualquier otra elección presidencial estadounidense desde 1900.

En segundo lugar, gracias a diez años de organización en el nivel local de parte de activistas por el derecho al voto liderados por Stacey Abrams, en la segunda vuelta del 5 de enero Georgia reemplazó a sus dos senadores republicanos con demócratas, con lo que el Partido Demócrata del presidente Joe Biden obtuvo por estrecho margen el control del Senado de los Estados Unidos.

Finalmente, Trump y algunos de sus colegas republicanos incitaron a una turba para que asaltara el Capitolio. Ese catastrófico error de cálculo político provocó la muerte de cinco personas (incluido un oficial de policía), el segundo proceso de destitución contra Trump y la deshonra duradera de los candidatos más aguerridos a ocupar el lugar del presidente derrotado, los senadores Josh Hawley (Missouri) y Ted Cruz (Texas).

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/HS6DbqVes