nstern9_Robert NickelsbergGetty Images_coal Robert Nickelsberg/Getty Images

Cómo establecer bien el costo social del carbono

LONDRES/NUEVA YORK – El presidente norteamericano, Joe Biden, merece felicitaciones por comprometer a Estados Unidos a sumarse nuevamente a los esfuerzos globales para combatir el cambio climático. Pero Estados Unidos y el mundo deben responder al desafío de manera eficiente. En este sentido, la orden ejecutiva del 20 de enero de Biden que estableció un Grupo de Trabajo Interagencial sobre el Costo Social de los Gases de Efecto Invernadero es un paso especialmente importante.

La tarea del grupo consiste en diseñar una mejor estimación del costo en dólares para la sociedad (y el planeta) de cada tonelada de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. La cantidad, a la que se conoce como el costo social del carbono (CSC), les brinda a los responsables de las políticas y a las agencias gubernamentales una base para evaluar los beneficios de los proyectos y regulaciones públicos diseñados para reducir las emisiones de CO2 -o de cualquier otro proyecto o regulación que pudiera afectar indirectamente las emisiones.

Si el grupo de trabajo fija una cantidad baja, muchos proyectos y regulaciones destinados a reducir las emisiones no avanzarán, porque sus precios excederán los beneficios climáticos estimados. De manera que es vital dar con el número correcto –y cuando decimos correcto nos referimos a más alto de lo que ha sido en el pasado.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/6rHRUafes