runde1_Bobtokyoharris_getty images_central america bobtokyoharris/Getty Images

Una nueva agenda de Estados Unidos para América Central

WASHINGTON, DC – La mayoría de los migrantes indocumentados que cruzan la frontera sur de Estados Unidos vienen de tres países pequeños: El Salvador, Guatemala y Honduras. Conocidos colectivamente como el “Triángulo Norte” de América Central, estos países recibirán una enorme atención de la futura administración del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

En los últimos 70 años, Estados Unidos ha tenido una relación esporádica con los tres países: sólo le presta atención a la región cuando surge una crisis. Los principales motivos de la migración forzada del Triángulo Norte –falta de empleos, una seguridad débil de los ciudadanos y mala gobernanza- son los mismos que alimentan el fenómeno en África, Asia y Oriente Medio. El crecimiento económico puede ayudar a reducir la migración: la evidencia sugiere que el interés en emigrar cae significativamente cuando el PIB per capita de un país alcanza unos 8.000 dólares. Guatemala y El Salvador actualmente tienen un PIB per capita de alrededor de 4.000 dólares, mientras que Honduras está rezagada con unos 2.500 dólares.

El propio Biden no es ajeno a la región. Como vicepresidente en la gestión del presidente Barack Obama, estuvo a cargo de lidiar con la iniciativa Alianza para la prosperidad (A4P), que Estados Unidos organizó con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras en respuesta a una crisis migratoria de 2014 en la frontera sur de Estados Unidos. El vicepresidente Biden hizo al menos tres viajes al Triángulo Norte. La A4P también estableció una iniciativa de seguridad.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/SCQgVGQes