Después de Ben Laden

NUEVA YORK – La muerte de Osama ben Laden a manos de fuerzas especiales de los Estados Unidos constituye una importante victoria contra el terrorismo mundial, pero es un hito, no un punto de inflexión, en la que sigue siendo una lucha permanente y sin un fin previsible.

La importancia de lo logrado se debe en parte al relieve simbólico de Ben Laden. Ha sido un icono, que representaba la capacidad de golpear con éxito contra los Estados Unidos y Occidente. Ahora dicho icono ha quedado destruido.

Otra consecuencia positiva es el efecto demostrado de las operaciones contraterroristas llevadas a cabo por soldados de los EE.UU. A consecuencia de ello, algunos terroristas –es de esperar– decidirán pasar a ser ex terroristas... y algunos jóvenes radicales podrían ahora pensárselo dos veces antes de decidir meterse a terroristas, para empezar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/CbHy9M9/es;