Cuidado con los Símbolos

La crisis de Argentina ha estado en el fuego durante un largo tiempo. El país lleva tanto tiempo en crisis, sin duda, que la cuestión ya no es si hervirá o no, sino cuándo lo hará.

Los orígenes de la crisis de Argentina se remontan a decisiones tomadas en 1991, a la lucha para contener la elevada inflación que marcó la agonía de los últimos días de la junta militar. En ese año, Domingo Cavallo, quien ya estaba en el puesto de Secretario del Tesoro, tomó la altamente simbólica decisión de fijar el valor del peso al del dólar a través de una tasa fija de cambio. Además, puso en práctica esta decisión de forma también altamente simbólica, estableciendo la tasa de cambio en un peso por un dólar.

Como simbolismo, eso estuvo bien. El nuevo peso "fuerte" marcó el final de la era inflacionaria de Argentina, una época en la que el país se mostró, una y otra vez, incapaz de controlar su presupuesto, su moneda, su inflación o su tasa de cambio. Ese sería el inicio de una nueva era, en la que una Argentina responsable y moderna se abriría de forma disciplinada a Estados Unidos (EU) y al mundo. Pero, como los antiguos griegos enseñaban, los dioses destruyen al concedernos nuestros deseos o al cumplirlos en demasía. Sin duda alguna, la reforma monetaria de Argentina realizada hace diez años es la raíz de la crisis actual.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XUaHi1s/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.