La Silenciosa Mayoría de Berlusconi

MILÁN: Ahora, Silvio Berlusconi y su nuevo gobierno asumen el ejecutivo silenciosamente, pero para algunas personas sigue pareciendo una revolución. ¿Pero en verdad se verá Italia distinta cuando Berlusconi deje el poder? La respuesta fácil es encojerse de hombros y decir: "no mucho". Hacer gala de tan complaciente cinismo, resulta frívolo. Desde el fin de la guerra Italia ha tenido 58 gobiernos, todos de coalición o de minoría, y todos con poca influencia en los eventos locales o internacionales. La breve estancia del Sr. Berlusconi en el gobierno, en 1994, no fue una excepción, obstaculizado como estaba por un socio de coalición sin ley (la Liga del Norte), por sus propios problemas judiciales y por la falta de legitimidad que muchos italianos le colgaron al cuello porque creían que el "conflicto de intereses" entre su vasta riqueza y su poder político comprometía a sus decisiones y a su autoridad. En esta ocasión las cosas son profundamente distintas. El Sr. Berlusconi fue elegido, gracias a su plataforma basada en la reducción de impuestos, por una gran grupo de electores que no había tenido voz política durante años. Es muy posible que su gobierno dure todo un periodo parlamentario. Para entender la relevancia de estos puntos es necesario considerar dos diferencias esenciales: entre Italia ahora y en 1994, y entre Italia y el resto de los países europeos. Las diferencias entre la Italia de 2001 y la de 1994 son evidentes. A diferencia de 1994, la mayoría lograda por el Premier Berlusconi tiene un cómodo márgen en ambas cámaras parlamentarias. El apoyo de la Liga del Norte no es esencial para la sobreviviencia de su gobierno; el resto de los socios de su coalición son leales y confiables. Además, Italia es ahora un miembro del euro. Se ha completado su consolidación fiscal. El presupuesto del gobierno sigue siendo un elemento de control para la aplicación de políticas. Italia ya no está al borde del desastre financiero; ya no hace falta examinar las finanzas del gobierno. Los italianos han acogido con beneplácito la disciplina y la estabilidad impuestas por el Tratado de Maastricht. No es tan fácil de vislumbrar lo mucho que Italia difiere de Europa continental. Muchos italianos desconfían de los gobiernos de gran magnitud, algo que no sucede con los franceses o los alemanes. La opinión pública italiana parece estar más a favor de los valores de mercado, la competencia internacional y la libre empresa que el resto de Europa. La instintiva desconfianza que los italianos tienen para con el gobierno se origina en la historia, pero también tiene razones económicas. Debido a que la evasión de impuestos está más generalizada en Italia que en cualquier otra parte, la carga fiscal se concentra en un pequeño grupo de contribuyentes que enfrenta tasas muy altas. Al mismo tiempo, en comparación con otros países europeos, la calidad de los servicios públicos es con frecuencia decepcionante; asimismo, el bienestar tiende a redistribuirse en favor de poderosos grupos políticos en lugar de hacerlo de forma universal y "justa". En una encuesta de opinión llevada a cabo entre ciudadanos de Francia, Alemania, España e Italia acerca del sistema de seguridad social (
http://prosyn.org/jieRwXs/es;
  1. Patrick Kovarik/Getty Images

    The Summit of Climate Hopes

    Presidents, prime ministers, and policymakers gather in Paris today for the One Planet Summit. But with no senior US representative attending, is the 2015 Paris climate agreement still viable?

  2. Trump greets his supporters The Washington Post/Getty Images

    Populist Plutocracy and the Future of America

    • In the first year of his presidency, Donald Trump has consistently sold out the blue-collar, socially conservative whites who brought him to power, while pursuing policies to enrich his fellow plutocrats. 

    • Sooner or later, Trump's core supporters will wake up to this fact, so it is worth asking how far he might go to keep them on his side.
  3. Agents are bidding on at the auction of Leonardo da Vinci's 'Salvator Mundi' Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images

    The Man Who Didn’t Save the World

    A Saudi prince has been revealed to be the buyer of Leonardo da Vinci's "Salvator Mundi," for which he spent $450.3 million. Had he given the money to the poor, as the subject of the painting instructed another rich man, he could have restored eyesight to nine million people, or enabled 13 million families to grow 50% more food.

  4.  An inside view of the 'AknRobotics' Anadolu Agency/Getty Images

    Two Myths About Automation

    While many people believe that technological progress and job destruction are accelerating dramatically, there is no evidence of either trend. In reality, total factor productivity, the best summary measure of the pace of technical change, has been stagnating since 2005 in the US and across the advanced-country world.

  5. A student shows a combo pictures of three dictators, Austrian born Hitler, Castro and Stalin with Viktor Orban Attila Kisbenedek/Getty Images

    The Hungarian Government’s Failed Campaign of Lies

    The Hungarian government has released the results of its "national consultation" on what it calls the "Soros Plan" to flood the country with Muslim migrants and refugees. But no such plan exists, only a taxpayer-funded propaganda campaign to help a corrupt administration deflect attention from its failure to fulfill Hungarians’ aspirations.

  6. Project Syndicate

    DEBATE: Should the Eurozone Impose Fiscal Union?

    French President Emmanuel Macron wants European leaders to appoint a eurozone finance minister as a way to ensure the single currency's long-term viability. But would it work, and, more fundamentally, is it necessary?

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now