abboud1_ ANWAR AMROAFP via Getty Images_beirut port fire Anwar Amro/AFP via Getty Images

Hay que salvar a Beirut

BEIRUT – Durante miles de años el Líbano ha sido el punto de reunión de distintas culturas y pueblos, y víctima de luchas regionales de poder que han impedido una paz duradera. Sin embargo, incluso durante la prolongada guerra civil del país (1975-90), su capital, Beirut, se las arregló para mantener una cultura abierta. Como bastión de medios de comunicación libres, foros literarios creativos e instituciones académicas de renombre, es la perla de Oriente Medio.

Pero las heridas históricas no sanan fácilmente; a pesar de haber adoptado una nueva constitución y lograr una renovación nacional después de la guerra, el sistema político libanés siguió plagado por la corrupción y dejó al Estado debilitado y a la economía en una situación disfuncional. Mientras el país tropezaba de una crisis a otra, sus líderes no intentaron cambiar de rumbo, alimentando el descontento generalizado.

El 17 de octubre de 2019, los ciudadanos libaneses salieron a las calles en todo el país para denunciar a la clase política y exigir las reformas institucionales y económicas radicales que el país necesita desesperadamente, pero no se trató de una «primavera libanesa». Los reclamos fueron ignorados y el Líbano, al igual que el resto del mundo, pronto se encontró combatiendo la pandemia de la COVID-19. Durante gran parte de este año la obligación de mantener la distancia social contuvo las movilizaciones populares.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/B9K9hEJes