Caza de osos en Rumania

NUEVA YORK – A Nicolae Ceausescu le gustaba cazar osos. Se retiraba, junto con su séquito, a un pabellón de caza en Transilvania y partía, pertrechado. Estaba acostumbrado a tener buena suerte, pues sus cazadores tomaban precauciones. Encadenaban un pobre animal a un árbol, lo drogaban para que se mantuviera tranquilo y se escondían en torno al puesto de observación desde el que el Gran Hombre dispararía.

Un día, hicieron su trabajo descuidadamente. Ceausescu apuntó y después retrocedió cuando el oso, insuficientemente sedado, se alzó sobre sus patas traseras como para atacar. Su disparó acabó en las copas de los árboles, al tiempo que tres balas, disparadas por los tiradores que garantizaban su puntería, penetraban en el corazón del oso. Según me contó un guardabosques que afirmaba haber presenciado el incidente, aquel día Ceausescu no respondió al aplauso de sus servidores.

Ésa podría ser la historia de la revolución rumana de hace veinte años. El oso es el esclavizado pueblo del país, que despierta. El emperador, alarmado, dispara alocadamente y marra el tiro. Los tiradores selectos, ocultos en el bosque, apuntan y disparan, pero esa vez su blanco no es el oso, sino el propio Ceausescu.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/wuxwEPl/es;