3

¿Obama el Europeo?

WASHINGTON – Barack Obama comenzó su segundo mandato como Presidente de los EE.UU. con un discurso de investidura en el que presentó un amplio panorama del gobierno americano. En Europa, la lectura predominante resalta que el autoproclamado primer “Presidente pacífico” de ese país pronunció el discurso de investidura más “europeo”, entre líneas, de la historia reciente.

En su discurso, Obama no sólo hizo suyos los principios básicos de la socialdemocracia tal como se entiende en Europa, sino que, además, anunció una nueva era de compromiso americano con las cuestiones relativas a la gobernanza global. Sin embargo, pese al euroentusiasmo reinante, siguen siendo válidas las preguntas sobre la manera en que va a gestionar la política exterior.

Junto con referencias frecuentes a los principios fundacionales de los EE.UU. y a las señas de identidad ligadas a la historia, Obama presentó una concepción de la sociedad, del gobierno y de las relaciones exteriores con la que la mayoría de los europeos se identificarían, incluidas las referencias explícitas a los derechos de la mujer y –por primera vez en un discurso de tan alto nivel– de los homosexuales.

Asimismo, el discurso resaltó también la asistencia social (“los compromisos que nos formulamos mutuamente mediante Medicare y Medicaid y la Seguridad Social no minan nuestra iniciativa, nos fortalecen”) y la idea de “fraternité” (“la preservación de nuestras libertades individuales requiere en última instancia una acción colectiva”).