Barack Obama, verdadero amigo de Israel

HAIFA – ¿Cómo se sabe cuándo un amigo es verdadero? Por el hecho de que cree y confía en uno, y nos dice con honestidad nuestros errores, los que trata de ayudarnos a corregir. Ese es el tipo de amigo que quiero a mi lado, no alguien que apruebe automáticamente todo lo que hago, me declare su afecto y me acepte tal como soy.

Desde su gran victoria militar en la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando repelió a las fuerzas armadas combinadas de Egipto, Siria y Jordania, que habían proclamado abiertamente su deseo de destruir el estado judío, Israel ha estado sumido en una confusión militar e ideológica resultante de las conquistas que hizo en aquel conflicto.

Tras la Guerra de los seis Días, Israel no consideró las tierras conquistadas como algo a negociar a cambio de paz, y con eso inducir al mundo árabe y a los palestinos a reconocer su legitimidad y asegurar la desmilitarización de los territorios palestinos tras su restitución. En lugar de ello, -ya sea debido a su desconfianza en sus enemigos o un deseo de anexarse algunos de los territorios- comenzó a seguir una política de asentamientos. Sin embargo, al hacerlo creó una realidad difícil de revertir.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/xoRoe1D/es;