0

Bangladesh se está volviendo talibán

¿Se dirige Bangladesh hacia el agujero negro que consumió al Afganistán bajo los talibanes? A medida que las fuerzas religiosas oficiales y fundamentalistas parecen actuar ahora con impunidad... y el aparente apoyo de la policía local, del gobernante Partido Nacional Bangladeshí (PNB) y de las autoridades locales, aumentan los temores al respecto.

Durante muchos años, Bangladesh fue una excepción en el mundo islámico, al seguir un rumbo independiente de forma pacífica, secular y democrática. Tradicionalmente, conforme a las enseñanzas místicas sufíes bengalíes, la mayoritaria población musulmana vivía pacíficamente con otras religiones y Bangladesh tenía una buena ejecutoria en materia de educación y derechos civiles de las mujeres. Hasta hace poco, los fundamentalistas islámicos estaban desacreditados, porque milicias como, por ejemplo, “al-Badr” y “Razakar” habían apoyado atrocidades contra civiles durante la guerra civil de 1971.

Esa situación empezó a cambiar en 2001, cuando la Primera Ministra Begum Jaleda Zia, viuda del asesinado hombre fuerte del ejército general Zia, substituyó el secularismo de la Constitución por la “Soberanía de Alá”. Animado por ese cambio, el socio menor de la coalición encabezada por el PNB, Jamaat-e-Islami, que tiene vinculaciones con las milicias y sigue manteniendo una relación estrecha con el Pakistán, ha estado pidiendo la imposición de la Sharia (ley islámica).

El PNB parece considerar el extremismo religioso un instrumento para desbaratar el poder de la Liga Awami, en la oposición, que cuenta con el apoyo en gran medida de las clases medias urbanas y seculares. Asimismo, el aumento en gran escala del numero de madrasas (escuelas religiosas) financiada con dinero saudí y de los Estados del Golfo –que ascienden a un total de 64.000 y profesan el mismo Islam Deobandi fundamentalista que inspiró a los talibanes, forma parte de un claro intento de cambiar la cultura de tolerancia religiosa de Bangladesh.