0

Ban Ki-moon y la era del desarrollo sostenible

NUEVA YORK – El mundo puede respirar mejor con la reelección este mes del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para un segundo mandato en el cargo. En un mundo xxx la unidad mundial resulta particularmente vital. Durante los cinco últimos años, Ban Ki-moon ha encarnado esa unidad, tanto con su excepcional diplomacia personal como en su papel de jefe de esa indispensable organización mundial.

Conseguir la reelección para dirigir las NN.UU. no es asunto fácil. Como jefe de una organización de 192 Estados miembros, el Secretario General nota inevitablemente xxx de las divisiones mundiales. En relación con cualquier asunto, el Secretario General se encontrará casi con seguridad entre grupos de países enfrentados. Sin embargo, Ban ha inspirado confianza mundial en su dirección hasta el punto de lograr un segundo mandato indisputado y unánime.

El consenso a favor de la reelección de Ban resulta tanto más asombroso cuanto que forman parte de él los llamados P-5, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las NN.UU.: los Estados Unidos, el Reino Unido, China, Francia y Rusia. Esos cinco poderosos países deben su preeminencia en las NN.UU. xxx la segunda guerra mundial, cuando fueron aliados en la victoria. Conforme a la Carta de las NN.UU., los cinco deben apoyar la elección de todos los Secretarios Generales. Ban Ki-moon ha conservado el firme respaldo de los cinco miembros permanentes,

Yo tengo el honor de prestar servicio como Asesor Especial del Secretario General sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Como tal, veo al Secretario General en acción en todas las partes del mundo. Es una experiencia grata, que me infunde una gran esperanza en un éxito final en la resolución de problemas mundiales como, por ejemplo, la pobreza, las amenazas medioambientales y los conflictos violentos.