boat in South China Sea The Asahi Shimbun/Getty Images

El respeto de las reglas en Asia

CANBERRA – Las arriesgadas acciones de China en los mares vecinos han provocado un cambio en la política australiana, digno de la atención internacional. Al hacer del mantenimiento de un “orden global basado en reglas” una prioridad estratégica central, la nueva doctrina de defensa de Australia adopta un lenguaje que no es común hallar en posición tan prominente en los programas de defensa nacionales. Y lo que más sorprende es que la medida viene de un gobierno conservador generalmente habituado al seguidismo de Estados Unidos.

Australia necesitaba una base fácilmente defendible para contrarrestar los reclamos chinos, y ya no bastaba para ello una mera repetición de la posición estadounidense. Para un país que (como otros de la región) intenta evitar una elección excluyente entre un socio estratégico (Estados Unidos) y un socio económico (China), la redacción del documento del Departamento de Defensa es muy habilidosa y digna de emulación.

Parte del atractivo de un “orden global basado en reglas” es que supone límites para todos los actores relevantes. En Estados Unidos (a diferencia de la mayor parte del mundo), la idea no resulta inherentemente atractiva. Aunque los funcionarios estadounidenses proclaman regirse por ella (como todos), lo cierto es que someterse a normas internacionales no está en su ADN.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/estAk0a/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.