En casa en la Bahía de Guantánamo

BAHÍA DE GUANTÁNAMO – Escribo esto desde el Centro de Detención de los Estados Unidos en Bahía Guantánamo, donde he permanecido detenido sin acusación formal por casi siete años.

Mi detención aquí se debe a que estuve en el lugar erróneo en el momento equivocado. Hace más de dos años me notificaron que sería liberado. La noticia me habría resultado positiva, si no fuera porque provengo de Uzbekistán, uno de los países con peor historial de violaciones a los derechos humanos en el mundo. No es seguro para mí regresar a casa.

Mi viaje a Guantánamo comenzó en diciembre de 1998, tras haber terminado mi servicio obligatorio en el ejército uzbeko. Uzbekistán, una ex república soviética, es un país pobre sin demasiadas oportunidades de trabajo. Tras varios meses de buscar empleo, me uní a mi hermano en un emprendimiento comercial para comprar y vender manzanas, miel y otros bienes en la vecina Tayikistán. Vivía en una comunidad de uzbecos, y allí conocí a mi esposa, Fátima, otra uzbeca. Tuvimos un hijo, y mi madre vino desde Uzbekistán a vivir con nosotros.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/VFG2wuu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.