Pedro Molina

Un ataque a la OEA

CIUDAD DE MÉXICO – Estas últimas semanas han sido desafortunadas para América Latina. Además de los enormes terremotos que azotaron a Haití y Chile, una muerte provocada por una huelga de hambre en Cuba y la represión creciente contra los derechos humanos y la oposición en Venezuela también han sacudido a la región.

Para empeorar la situación, la región también ha presenciado un intento superficialmente absurdo, aunque realmente peligroso, de los países de la ALBA  –Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Paraguay- para crear, con la aquiescencia de México, Brasil y Argentina, una organización regional con la exclusión de los Estados Unidos y Canadá. La esperanza es que este nuevo grupo sustituya en última instancia a la Organización de los Estados Americanos.

El 24 de marzo la OEA tendrá que decidir si reelige al diplomático y político chileno, José Miguel Insulza, como su secretario general. Debería, porque Insulza es probablemente la única figura que puede aprender de los errores de la OEA de los últimos cinco años, pero también corregirlos, y por consiguiente, salvarla del olvido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/sOB9vjq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.