1

Los aliados naturales en Asia

NUEVA DELHI – En un momento en que el ascenso económico, diplomático y militar de China proyecta la sombra de un desequilibrio de poder sobre Asia, la visita recién concluida del Primer Ministro japonés, Yoshihiko Noda, a la India ha consolidado una relación que está intensificándose rápidamente entre dos aliados naturales. Ahora la tarea del Japón y de la India es la de añadir un contenido estratégico concreto a sus vínculos.

El equilibrio de poder que está surgiendo en Asia irá determinado principalmente por los acontecimientos en el Asia oriental y el océano Índico. Así, pues, el Japón y la India tienen un importante papel que desempeñar en la preservación de la estabilidad y la contribución a la salvaguarda de rutas marinas de importancia decisiva en la región indopacífica, en sentido más amplio, caracterizada no sólo por la confluencia de los océanos Índico y Pacífico, sino también por su importancia para el comercio mundial y los suministros energéticos.

Las regiones de Asia con auge económico son costeras, por lo que democracias marítimas como el Japón y la India deben cooperar para crear un orden estable, liberal y basado en las normas en Asia. Como dijo el Primer Ministro indio, Manmohan Singh, en la reunión de la cumbre del Asia oriental celebrada el mes pasado en Balí, el continuo ascenso de Asia no está automáticamente asegurado y “depend[e] de la evolución de una estructura cooperativa”.

El Japón y la India, como países con pocos recursos energéticos y dependientes en gran medida de las importaciones de petróleo del golfo Pérsico que son, están profundamente preocupados por los empeños mercantilistas encaminados a asegurarse el dominio de los suministros energéticos y las rutas de transporte para éstos. Así, pues, el mantenimiento de un ámbito marítimo pacífico y legal, incluida una libertad de navegación sin trabas, es decisiva para su seguridad y bienestar económicos. Ésa es la razón por la que han acordado iniciar maniobras aéreas y navales conjuntas a partir de 2012; una de las señales del paso de una actitud encaminada a subrayar los valores compartidos a otra encaminada a proteger intereses compartidos.