¿La hora de Asia?

NUEVA YORK - Mientras Asia emerge de la crisis económica global más rápidamente que el resto del mundo, es cada vez más claro que el centro de gravedad mundial está pasando del Atlántico al Pacífico. Igual de evidente es el hecho de que los estados asiáticos no están preparados aún para asumir un liderazgo más significativo en los asuntos globales, algo que es necesario para asegurar que este cambio tectónico pueda dar más estabilidad y seguridad al mundo. Hoy tienen la enorme oportunidad de ponerse a la altura del desafío.

Los signos del ascenso de Asia son incontrovertibles. A lo largo de los últimos cinco años, a contribución de China al crecimiento del PGB mundial ha aumentado de manera continua, pasando de un quinto a un tercio, y en el caso de India la cifra es de aproximadamente 6% a un 16%. Considerando su creciente significación en la economía, la política y el medio ambiente mundiales, hoy es imposible imaginar un acuerdo internacional de importancia sin que China, Japón e India lo suscriban.

En particular, China ha surgido como contraparte clave a los Estados Unidos en casi todos los foros mundiales de importancia, así como en las plataformas internacionales para tratar asuntos trasnacionales fundamentales, como las Conversaciones a Seis Bandas con Corea del Norte, el G-20, y las conversaciones acerca del cambio climático. Algunos incluso llaman a crear un G-2 entre Estados Unidos y China.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/W11H8p4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.