A woman sews a cloth in a local garment shop in Dhaka K M Asad/Getty Images

Frente a la robotización, invertir en las personas

MANILA – Hay una fábrica textil en Bangladesh donde se reúnen el pasado, el presente y el futuro. En un taller hay trabajadores que tejen a mano; en otro, personas y máquinas trabajan juntas. Y en el tercero, sólo hay robots.

Este lugar puede parecer un anacronismo, ya que la idea convencional es que los robots reemplazarán a los seres humanos en la industria textil y muchas otras. Pero en realidad, es una respuesta inteligente a la forma en que probablemente se desarrollará la Cuarta Revolución Industrial en Asia, donde, como en otras partes, los avances tecnológicos están transformando rápidamente industrias y economías, al desdibujar las fronteras entre los mundos físico, digital y biológico.

Pero gran parte de Asia todavía no está lista para los robots, y no es sólo por temor al desempleo masivo. En 2014, las fábricas chinas fuera del sector automotriz sólo empleaban a 11 robots por cada 10 000 trabajadores, y las automotrices, 213 por cada 10 000; esto es varios centenares menos que en Japón, Estados Unidos o Alemania.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/cdQ9U77/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.