0

Inteligencia artificial y globalización

La sabiduría convencional de hoy dice que el ascenso de India y China será el gran factor que impulsará los empleos y salarios a lo largo del siglo veintiuno. Los trabajadores que reciben altos salarios en los países ricos pueden esperar que su ventaja competitiva se vaya viendo erosionada de manera constante por competidores capaces y enormemente trabajadores de Asia, América Latina, e incluso quizás algún día África.

Se trata de una buena historia, llena de drama humano y política de poder. Sin embargo, me pregunto si dentro de las próximas décadas otro factor ejercerá una influencia aún mayor sobre nuestras vidas laborales: el aumento exponencial de aplicaciones informáticas de inteligencia artificial.

Mi portal al mundo de la inteligencia artificial es estrecho: el juego del ajedrez, de más de 500 años de antigüedad. Puede que a usted le importe un pepino este juego, considerado por mucho tiempo el deporte intelectual por excelencia. Pero los asombrosos avances surgidos del mundo ajedrecístico en la última década no deberían dejar de llamar su atención.

Durante largo tiempo, el ajedrez ha sido la pieza central de la investigación en el mundo de la inteligencia artificial. Si bien en principio el ajedrez es solucionable, la complejidad computacional del juego es casi imposible de aprehender. Es sólo una ligera exageración decir que hay más movidas posibles en un juego de ajedrez que átomos en un universo.