Por Roberto Guareschi

De entrada hay que establecer una diferencia. Néstor Kirchner, esposo de Cristina y presidente hasta el 10 de diciembre, no quiso buscar la reelección pese a que estaba habilitado por la ley y contaba con una intención de voto aún superior a la de ella. Según sus allegados, quiso evitar el síndrome del “pato rengo“: la pérdida de poder que sobreviene al final de un segundo período de gobierno. En esa misma, complicada, explicación está la intención: dentro de cuatro años posiblemente Cristina quiera evitar ser un “pato rengo“ y le pasará la posta a Néstor, quien a su vez se retirará a los cuatro años para no ser un “pato rengo“, y así sucesivamente...

En la Argentina la reelección es ilimitada siempre que el mandatario no exceda dos períodos consecutivos; en Estados Unidos, dos períodos consecutivos y nada más.

Los “matrimonios gobernantes“ son un producto de la época. Tienen que ver con el crecimiento de la participación femenina en todos los órdenes y se sustentan en este argumento: ¿Por qué Hillary debería pagar por el hecho de haber sido la esposa de un presidente? Lo mismo para Cristina. Quizás por eso Bill se sintió seguro de poder mostrar la verdad sin tapujos: “Lleve dos por el precio de uno“, ha dicho, con la sonrisa de quien hace un chiste.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Kkr5Kko/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.