El espectro de Arafat

La Historia concedió a Yaser Arafat mucho más tiempo que a la mayoría de los dirigentes para realizar su misión. Al fin y al cabo, en el momento de su muerte había sido el dirigente de los palestinos durante 35 años. Y, sin embargo, dejó a su pueblo en una situación terrible, sin Estado, en medio de una guerra perdida y con una economía en quiebra. La posibilidad de que sus sucesores reaviven y concluyan la misión histórica de los palestinos depende de cómo definan su objetivo.

Al examinar retrospectivamente su carrera, Arafat nunca abandonó la creencia de que la misión de su vida era la de destruir a Israel por cualquier medio necesario y substituirlo por un Estado árabe palestino. Un Estado palestino independiente que no incluyera todo el territorio de Israel no presentaba el menor atractivo para él. Se mostró igualmente indiferente para con el bienestar material de su pueblo y cualquier detalle relativo a la concepción de un sistema económico y político viable.

Ahora, en la era post-Arafat, los palestinos deben elegir una de varias estrategias. Por desgracia, la mayoría de las opciones requieren que se siga utilizando la violencia y el terrorismo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/4Ml7qAV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.