De nuevo la contemporización

Recuerdo perfectamente el aprieto ligeramente ridículo y arriesgado y algo penoso en que los diplomáticos occidentales en Praga se encontraban durante la Guerra Fría. Periódicamente tenían que resolver la delicada cuestión de si invitar a las celebraciones de su embajada a diversos firmantes de la Carta 77, activistas en pro de los derechos humanos, críticos del régimen comunista, políticos relegados o incluso escritores, académicos y periodistas vetados... personas que solían ser amigas de los diplomáticos.

Unas veces, nosotros, los disidentes, no éramos invitados, pero se nos expresaban disculpas al respecto, y otras veces sí que éramos invitados, pero no aceptábamos la invitación para no complicar la vida a nuestros valientes amigos diplomáticos. O se nos invitaba para que acudiéramos a una hora más temprana con la esperanza de que nos marcháramos antes de que llegasen los representantes oficiales, cosa que unas veces funcionaba y otras no. Cuando no, ora los representantes oficiales se marchaban en señal de protesta por nuestra presencia ora nos marchábamos nosotros apresuradamente o bien todos fingíamos no advertir la presencia de los otros o –si bien se trataba de ocasiones poco comunes- nos poníamos a conversar unos con otros y ésos eran con frecuencia los únicos momentos de diálogo entre el régimen y la oposición (por no contar nuestros encuentros en los tribunales).

Todo eso ocurría cuando el Telón de Acero dividía a Europa –y el mundo- en bandos opuestos. Los diplomáticos occidentales debían tener en cuenta los intereses económicos de sus países, pero, a diferencia del bando soviético, se tomaban en serio la idea de “o disidentes o comercio”. No puedo recordar ocasión alguna de aquella época en la que Occidente o alguna de sus organizaciones (OTAN, Comunidad Europea, etc-.) hiciera público un llamamiento, una recomendación o un edicto en el que declarara que determinado grupo de personas independientes –o como se las calificara- no iban a ser invitadas a las fiestas, celebraciones o recepciones diplomáticas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/tHRwzjT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.