Un momento cumbre para el APEC

BRISBANE – La importancia de la inminente cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Beijing radica no tanto en su agenda cuanto en lo que ocurrirá en segundo plano; particularmente, las reuniones entre los presidentes de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Barack Obama, y las de Xi con el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Ambas relaciones bilaterales definen gran parte de la subtrama estratégica de la seguridad del este de Asia, en un momento en que la estabilidad geoestratégica de la región a largo plazo está en duda.

El núcleo de la cuestión es que la región de Asia y el Pacífico comprende un grupo de economías del siglo XXI en rápido proceso de globalización que arrastran tensiones nacionales del siglo XIX. Esta contradicción afecta al mundo entero, porque de la región sale un 60% de la producción global. El futuro de la economía mundial depende de lo que haga Asia.

Al mismo tiempo, Asia enfrenta numerosas disputas territoriales irresueltas. La región es el epicentro de tensiones subyacentes originadas en el ascenso de China y su efecto sobre Estados Unidos, la potencia dominante en la región desde el final de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, muchas de las disputas son entre China y algún aliado de Washington.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/t9YaCaF/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.