1

El acuerdo con Irán, una victoria interna

WASHINGTON, DC – Las primeras declaraciones del gobierno de los Estados Unidos acerca del “acuerdo inicial sobre el programa nuclear de Irán” han puesto el acento en las importantes concesiones logradas por Estados Unidos y Occidente. Irán aceptó detener el enriquecimiento de uranio por encima del 5%; neutralizar sus reservas de uranio enriquecido hasta casi el 20%; dejar de incrementar sus reservas de uranio enriquecido al 3,5%; renunciar al uso de “centrífugas de próxima generación”; cerrar su reactor de plutonio; y volver a abrir sus instalaciones nucleares a la realización de amplias inspecciones. A cambio, Irán obtendrá un “levantamiento limitado, temporal, selectivo y reversible” de las sanciones internacionales.

El acuerdo regirá solamente durante los próximos seis meses, en los que ambas partes intentarán alcanzar un acuerdo integral definitivo. Por ahora, como ha señalado el presidente Barack Obama, la postura de Estados Unidos es que “Irán [todavía debe] demostrar al mundo que su programa nuclear apunta exclusivamente a fines pacíficos”.

Presentar la cuestión de este modo responde a la necesidad de convencer a los escépticos congresistas estadounidenses de que acepten un acuerdo limitado y temporal. Los aliados de Israel en el Congreso tienen muy presente el rechazo declarado de aquel país a todo el proceso de negociación (rechazo que en los últimos tres meses el primer ministro Benjamín Netanyahu no se cansó de repetir a quien quisiera escucharlo).

De hecho, la postura de Israel es un aliciente para la oposición republicana que quiere pintar a Obama como un presidente débil e ingenuo por negociar con Irán, país que todavía describe a Estados Unidos como “el gran Satán”. Y tanto republicanos como demócratas amenazan con aprobar en diciembre una nueva ronda de duras sanciones contra Irán. De modo que Obama se encuentra en la posición de tener que contener la oposición de los halcones estadounidenses y al mismo tiempo actuar como un halcón de cara a los negociadores iraníes.