merkel speech munich Sebastian Widmann/Getty Images

El desafío que Angela Merkel propuso a Europa

BERLÍN – La canciller alemana, Angela Merkel, no tiene fama de ser una oradora particularmente electrizante; se dice más bien que su hablar sosegado tiene el poder de dormir a los oyentes. Pero hace unos días eso cambió. Durante una visita de campaña a un festival de la cerveza en el suburbio muniqués de Trudering, Merkel pronunció un encendido discurso que dominó los titulares de los diarios a ambos lados del Atlántico.

Dada la cercanía de Pentecostés, muchos se preguntaron si Merkel hablaría inspirada por el Espíritu Santo. Pero no siendo eso, tal vez lo que la motivó a actuar fueron las muchas horas compartidas con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en las recientes reuniones de la OTAN y del G7. Y seguramente también estaría pensando en las próximas elecciones federales alemanas.

Pero el discurso de Merkel no fue como cuando el excanciller Gerhard Schröder, en un acto de campaña celebrado en la ciudad de Goslar en enero de 2003, declaró que Alemania no iría a la Guerra de Irak por más que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la aprobara. En el discurso de Merkel en Trudering hubo mucho más que electoralismo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9SvGzYI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.