Dean Rohrer

El miedo de Angela Merkel a Europa

BERLÍN – Desde que la crisis financiera mundial estalló en septiembre de 2008, la Unión Europea ha sido presa de la confusión. Por una parte, el euro protegió a la eurozona –y en particular la economía exportadora de Alemania– de los ataques especulativos y del caos provocado por la inestabilidad de las divisas. Por otra parte, la segunda fase de la crisis expuso despiadadamente el talón de Aquiles del euro: la falta de unificación económica o financiera dentro de la zona del euro. El resultado inevitable ha sido el aumento de las tensiones dentro de la UE.

La actuación de Alemania a lo largo de la crisis ha sido claramente contradictoria. En lugar de avanzar hacia una unión económica, volvió a una política en pro de las soluciones nacionales, pero esa posición es difícil de conciliar con la incapacidad de Alemania para poner en entredicho el euro o las estructuras y los tratados europeos.

La contradictoria posición del gobierno de la canciller Angela Merkel resultó exacerbada a consecuencia de la transición de la gran coalición durante su primer mandato a la coalición actual de conservadores y liberales. En aquel momento, la debilidad política autoinfligida chocó con las limitaciones fiscales del rescate del euro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sUjubct/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.