Las nuevas fronteras de la OTAN

BRUSELAS – Esta semana, la llegada de un barco estadounidense a una base naval española constituye un hecho histórico. Con el arribo del USS Donald Cook, procedente de Norfolk, Virginia, a su nuevo hogar en Rota, en la costa atlántica española, es la primera vez que un barco de la Armada de Estados Unidos equipado con el avanzado sistema de defensa antimisiles Aegis estará estacionado en Europa en forma permanente.

El USS Donald Cook es el primero de cuatro destructores de la marina estadounidense que, con alrededor de 1200 marineros y otros miembros del personal, cumplirán un papel central en el sistema de defensa antimisiles de la OTAN. Pero la misión de estas naves no se agota allí: también participarán en operaciones de seguridad marítima, ejercicios conjuntos (bilaterales y multilaterales) y otras operaciones y despliegues de la OTAN, entre ellos el Grupo Marítimo Permanente de la OTAN.

La llegada del USS Donald Cook es un nuevo avance para la OTAN, para la seguridad de Europa y para la cooperación transatlántica. Es una clara demostración de la fortaleza del vínculo que une a Estados Unidos y Europa en la tarea de hacer frente a los complejos e impredecibles desafíos de seguridad de nuestro tiempo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Xv5s4Vj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.