Ucrania, ante otra clase de “dilema del prisionero”

WASHINGTON – La decisión más importante que aguarda a la Unión Europea en este momento es la de firmar o no un acuerdo de asociación con Ucrania en la cumbre de la UE en Vilnius que tendrá lugar los días 28 y 29 de noviembre. La cuestión depende de que el presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, cumpla una condición esencial: conceder indulto a la ex primera ministra y hoy presa política Yulia Timoshenko.

El acuerdo de asociación, que abarca unas 1200 páginas, supondría la eliminación de casi todos los aranceles que aplica la UE a los productos ucranianos, hecho que, según se estima, puede suponer un incremento del 12% en el PIB del país a largo plazo. También daría inicio a un plan de reformas políticas, económicas y jurídicas en Ucrania, con el apoyo de unos sesenta organismos públicos de los países miembros de la UE.

Si bien el acuerdo de asociación no implica pertenencia automática a la Unión Europea, es un paso importante en esa dirección. Según el Tratado de Roma, Ucrania, al ser un país europeo, puede pedir su incorporación a la Unión. Pero antes, debe satisfacer los “Criterios de Copenhague”, establecidos en 1993, que estipulan las condiciones básicas de ingreso.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/RlnRnCV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.