prasad14_GARY RAMAGEPOOLAFP via Getty Images_coronaviruseconomyrecession Getty Images

Anatomía del colapso del coronavirus

ÍTACA – La economía mundial está al borde de su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Como deja en claro el recientemente renovado índice Brookings-FT TIGER (que rastrea los índices para la recuperación económica global), la actividad económica, los mercados financieros y la confianza del sector privado se están desmoronando. Y si la cooperación internacional se mantiene en su nivel actual, por delante nos espera un colapso mucho más severo.

Sin duda, la actual caída extraordinariamente marcada podría resultar relativamente breve y la actividad económica podría regresar a los niveles previos una vez que la curva de contagio del COVID-19 se aplane. Pero hay buenos motivos para preocuparse de que la economía mundial vaya camino a una recesión profunda y prolongada. Mucho dependerá de la trayectoria de la pandemia y de si las respuestas de los responsables de las políticas son suficientes para contener el daño mientras se reconstruye la confianza de los consumidores y de las empresas.

Pero una recuperación rápida parece sumamente improbable. La demanda se ha devastado, hubo alteraciones enormes en las cadenas de suministro industriales y una crisis financiera ya está en curso. A diferencia de la crisis de 2008-09, que se originó en escaseces de liquidez en los mercados financieros, la crisis del COVID-19 implica cuestiones de solvencia fundamentales para las empresas y las industrias mucho más allá del sector financiero.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/RzhrBo8es