0

¿Una ruta indirecta hacia un Estado palestino?

RAMALLAH – Los palestinos y los israelíes tienen expectativas diferentes y posiblemente contradictorias sobre las negociaciones indirectas que los Estados Unidos han presionado a ambas partes a comenzar.

Israel fue una de las primeras partes que recibió con satisfacción la reacia decisión de la Liga Árabe de respaldar el llamamiento del presidente palestino, Mahmoud Abbas, para que los árabes aceptaran las conversaciones. Es claro que para el gobierno de derecha del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, el comienzo de las conversaciones indirectas sin suspender los asentamientos en Cisjordania y Jerusalén es como una victoria. Sólo para recordarle esto al mundo, mientras se preparaba el arranque de las negociaciones indirectas, el gobierno de Israel aprobó la decisión de empezar la construcción de 112 unidades de viviendas en un asentamiento al sur de Belén, y 1600 nuevas unidades de viviendas en Jerusalén Oriental.

Para los palestinos, el retorno a las negociaciones, aunque indirectas, está centrado en un tema estratégico: las fronteras. La idea, una nueva, tiene como objetivo lograr que los israelíes y los palestinos acepten las fronteras del Estado palestino que ambas partes y el resto del mundo consideran como la salida de un conflicto que ha durado décadas.

Los palestinos quieren que las zonas ocupadas por los israelíes tras la guerra de junio de 1967 constituyan el Estado palestino. Esto es se ajusta a las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, entre ellas, la 242, que estableció “la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por medio de la guerra.”