Un impuesto a la energía para Europa

La desastrosa guerra de George W. Bush en Irak ha puesto a Europa en apuros. Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo el protector de Europa. Ahora, debido a una guerra en la que no buscaba nada, Europa ve minada su seguridad.

El caos en Irak le dio poder a Irán –un país mucho más peligroso para Europa de lo que pueda haber sido Irak-. Y, con Estados Unidos empantanado en Irak, el presidente ruso, Vladimir Putin, resucitó las tácticas de provocación al estilo soviético. ¿De no ser así Rusia se habría atrevido a amenazar con redireccionar sus misiles nucleares hacia ciudades europeas?

No sólo Bush destrozó al enemigo más importante de Irán y sumergió a las tropas estadounidenses en una causa perdida; sino que también enriqueció a Irán y a Rusia, dos países con recursos energéticos abundantes, al perseguir una guerra que aumentó dramáticamente los precios de la energía. Los elevados precios del crudo hacen que a Irán le resulte más fácil construir armas nucleares y que Rusia utilice el chantaje energético para amenazar a Europa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/qPnCCbN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.