0

¿Un terremoto en la política china?

BEIJING – Ahora que las réplicas del gran terremoto de Sichuan parecen haberse disipado, es hora de preguntar qué cimbronazos, si es que hay alguno, ejercerá el terremoto en el sistema político de China. ¿Acaso el terremoto ha dado lugar a alguna nueva fuerza política positiva que acelerará la reforma?

Ya ha sucedido antes. Después de todo, los dramáticos cambios políticos –la caída de la “Banda de los Cuatro” y la consolidación de Deng Xiaoping como el líder supremo de China- se produjeron poco después del devastador terremoto de Tangshan en 1976.

Dado el marcado contraste entre la actitud compasiva del premier Wen Jiabao durante el terremoto y el mediocre desempeño político de Hu Jintao, algunos no pudieron evitar imaginar que el terremoto puede haber afectado ligeramente el equilibrio en los más altos niveles del Partido Comunista, empujando a las fuerzas liberales representadas por Wen hacia el centro del poder. Pero esto es ingenuo.

A diferencia de hace 30 años, hoy no existe ninguna fuerza fuerte para la reforma política en el vasto sistema burocrático de China. En aquel entonces, la Revolución Cultural de Mao había forzado a muchos de sus camaradas revolucionarios a emprender un sendero reformista. En la China de hoy, a la abrumadora mayoría de burócratas les gusta el status quo y tienen suficientes recursos para protegerse.