6

Una guía argentina para la crisis griega

SANTIAGO.– Los responsables de las políticas europeas parecen estar sorprendidos por la actual corrida bancaria en Grecia (y la incipiente en España). No deberían. Quien está familiarizado con los colapsos en los mercados emergentes sabe que a una crisis fiscal casi siempre la sucede una crisis financiera.

La cesación de pagos de Argentina en 2001 es un ejemplo útil. En la crisis argentina, la economía se contrajo el 18% y el desempleo se disparó hasta alcanzar al 22% de la población económicamente activa. Grecia ya se encuentra cerca de esos niveles.

Argentina sufrió un completo y caótico incumplimiento de pagos de su deuda pública. En Grecia, el «recorte» impuesto a los acreedores hasta ahora ha sido administrado por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Pero, con deudas aún insostenibles, la próxima ronda de la crisis griega bien podría lograr que la experiencia Argentina parezca un ejemplo de orden teutónico.

En Argentina, el sistema bancario llegó al borde del colapso, lo que llevó al gobierno a prohibir los retiros bancarios –introduciendo el así llamado corralito para los depósitos– y estableciendo controles a los movimientos de capital. Esa parece ser la etapa a la que Grecia está entrando hoy. Entonces, si el precedente de las crisis argentina y de otros países emergentes es una guía útil, ¿qué le espera a Grecia?