3

Un programa para los magos cansados de Europa

BRUSELAS – Los dirigentes de Europa volverán a reunirse al final de junio. La pregunta a la que deben responder esta vez no es la de si pueden rescatar a este o aquel país, sino si pueden rescatar a la zona del euro… por no decir la Unión Europea en su forma actual.

Para ver por qué, basta con repasar los doce últimos meses. En julio de 2011, los dirigentes de Europa acordaron una reestructuración (limitada) de la deuda griega y al tiempo hacer que la asistencia financiera fuera más ágil y más barata. Un año después, Grecia sigue al borde del precipicio.

A lo largo del pasado otoño, sufrieron mucho con el aumento de los tipos de los bonos españoles e italianos, hasta que por fin el Banco Central Europeo decidió administrar un alivio al facilitar liquidez en gran escala a los bancos, pero, pese a la llegada de nuevos gobiernos reformistas tanto en Italia como en España, el alivio resultó breve.

Después, el pasado mes de diciembre, acordaron un nuevo tratado fiscal, un cortafuegos más sólido, y nuevos recursos para el Fondo Monetario Internacional a fin de que pudiese intervenir en mayor escala, pero, a comienzos de la primavera, los tipos de los bonos de España e Italia volvieron a acercarse a niveles insostenibles.