​President Franklin D. Roosevelt​ signs the Gold Bill (also known as the Dollar Devaluation Bill) ​ Bettmann/Getty Images

Las enseñanzas del olvidado default de los Estados Unidos

LOS ÁNGELES – Uno de los mitos más difundidos en relación con Estados Unidos es que el gobierno federal nunca dejó de pagar sus deudas. Cada vez que se debate en el Congreso subir el límite al endeudamiento, los políticos y los periodistas desempolvan el viejo lugar común de que Estados Unidos no estafa a sus acreedores.

Pero hay un problemita: no es verdad. Hace ya varias décadas, hubo un caso en el que Estados Unidos actuó más como una “republiqueta bananera” que como una economía avanzada, y reestructuró deudas en forma unilateral y retroactiva. Y aunque pocos recuerdan este período crítico de la historia económica, contiene valiosas enseñanzas para las dirigencias actuales.

En abril de 1933, con el objetivo de ayudar a Estados Unidos a salir de la Gran Depresión, el presidente Franklin Delano Roosevelt anunció un plan para excluir a Estados Unidos del patrón oro y devaluar el dólar. Pero no iba a ser tan fácil como calculó FDR. En aquel tiempo la mayoría de los contratos de deuda incluían una “cláusula del oro”, que obligaba al deudor a pagar en “moneda de oro” o su “equivalente”. Estas cláusulas se introdujeron durante la Guerra Civil como un modo de proteger a los inversores contra una posible disparada inflacionaria.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/AHfIMNk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.