1

El bajón estadounidense

NUEVA YORK - El excéntrico intelectual bengalí Nirad C. Chaudhuri explicó una vez el fin del Raj británico en la India como un caso de "funk", o sea, un bajón o pérdida de los nervios. Los británicos habían dejado de creer en su propio imperio. Simplemente perdieron la voluntad, en las famosas palabras de Rudyard Kipling, de combatir "las salvajes guerras por la paz".

De hecho, el poema de Kipling "La Carga del Hombre Blanco", que exhortó a la raza blanca a difundir sus valores a los "taciturnos pueblos recién conquistados, medio demonios y medio niños", no trataba del Imperio Británico en absoluto, sino de los Estados Unidos. Subtitulado "Los Estados Unidos y las Islas Filipinas" fue publicado en 1899, cuando EE.UU. libraba una "salvaje guerra por la paz" propia.

Chaudhuri tenía cierta razón. Es difícil mantener un imperio sin la voluntad de usar la fuerza cuando sea necesario. Mucha retórica política, y una serie de nuevos libros, nos podrían hacer creer que EE.UU. se encuentra ahora en un peligroso estado de pérdida de voluntad de dominio.

Por ejemplo, el candidato presidencial republicano Mitt Romney gusta de fustigar al presidente Barack Obama por "pedir disculpas por el poder internacional de Estados Unidos", por atreverse a sugerir que EE.UU. no es "el país más grande de la Tierra" y por ser "pesimista". Por el contrario, Romney promete "restablecer" la grandeza y el poder internacional de Estados Unidos, lo que se propone hacer al aumentando el poderío militar estadounidense.