El enemigo de Estados Unidos está adentro

NUEVA YORK – A menos que surja alguna nueva revelación inesperada, no hay demasiado que aprender de los hermanos Tsarnaev, mejor conocidos como "los terroristas de Boston". Podemos ahondar en sus historias familiares en Daguestán, un país arrasado por el conflicto, o examinar, una vez más, el atractivo letal del radicalismo islamista. Pero dudo de que resulte esclarecedor.

El hermano mayor, Tamerlan, que murió en un tiroteo con la policía, parece encajar perfectamente en el perfil de lo que el escritor alemán Hans Magnus Enzensberger llama "el perdedor radical". Y su hermano menor, Dzhokhar, que se recupera de heridas de bala en un hospital de Boston mientras espera ser enjuiciado, parece haber sido un seguidor patético que actuó no tanto por convicción profunda como por amor fraternal.

El perdedor radical es el tipo de joven que se siente victimizado por un mundo insensible e indiferente. Esa amarga sensación de rechazo, que sienten muchos jóvenes confundidos, se convierte para algunos en un deseo feroz de venganza. Al igual que Sansón en el templo de Gaza, desea destruirse en un acto público de violencia, llevándose consigo la mayor cantidad de gente posible.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Q7hto54/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.