0

La política extranjera de Estados Unidos tras las elecciones de mitad de mandato

NUEVA YORK – Fueron pocos los norteamericanos que emitieron su voto en las recientes elecciones de mitad de mandato teniendo en cuenta la política exterior. Si bien esto puede ser difícil de entender para la gente en todo el mundo, dado el alcance global de Estados Unidos, es un hecho innegable.

La mayoría de los norteamericanos, después de todo, están preocupados por el crecimiento lento de la economía de Estados Unidos y el desempleo alto persistente. Los desafíos del mundo parecen muy alejados de su vida cotidiana. La Guerra Fría terminó hace una generación; los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 sucedieron ya hace casi diez años. La mayoría de los estadounidenses no sienten los sacrificios asociados con la gran presencia de tropas y los conflictos en curso en Afganistán e Irak.

Pero el hecho de que la política exterior no afectara materialmente las elecciones de noviembre no significa que los resultados no vayan a afectar la política exterior de Estados Unidos. Lo harán, pero de maneras inconsistentes y hasta sorprendentes.

Una relación que seguramente se verá influenciada por las victorias republicanas será aquella entre Estados Unidos y Rusia. Una aprobación rápida o fácil por parte del Senado del nuevo tratado de control de armas START es altamente improbable, dadas las preocupaciones manifiestas sobre la verificación y la protección de los programas de defensa misilística de Estados Unidos. Más bien, han de esperarse demoras y, posiblemente, intentos por enmendar lo que los dos gobiernos ya han acordado. El Congreso también puede mostrarse menos dispuesto a remover las trabas a la admisión de Rusia a la Organización Mundial de Comercio, en vista de lo que muchos consideran un comportamiento antidemocrático de sus líderes.