La economía norteamericana desgarrada por la guerra

NUEVA YORK – Algunos dicen que existen dos temas en las inminentes elecciones norteamericanas: la guerra de Irak y la economía. En los días en que la guerra parece ir mejor de lo que se esperaba, y la economía peor, la economía eclipsa a la guerra, pero a ninguna de las dos les está yendo bien. De alguna manera, existe un único tema, la guerra, que exacerbó los problemas económicos de Estados Unidos. Y cuando la economía más grande del mundo está enferma –y hoy está muy enferma-, todo el mundo sufre.

Antes se creía que las guerras eran buenas para la economía. Después de todo, en general se tienda a pensar que la Segunda Guerra Mundial ayudó a sacar a la economía global de la Gran Depresión. Pero, al menos a partir de Keynes, sabemos cómo estimular la economía de manera más efectiva, y de modos que aumenten la productividad a largo plazo y mejoren los niveles de vida.

Esta guerra en particular no ha sido buena para la economía por tres razones. Primero, contribuyó a un aumento de los precios del petróleo. Cuando Estados Unidos entró en guerra, el barril de petróleo costaba menos de 25 dólares, y los mercados a futuro esperaban que se mantuviera allí durante una década. Los operadores de futuros eran conscientes del crecimiento de China y de otros mercados emergentes; pero esperaban que la oferta –principalmente de los proveedores de bajo costo de Oriente Medio- aumentara a la par de la demanda.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/rGHdad0/es;