0

Las feministas reaccionarias de los Estados Unidos

NUEVA YORK – Es evidente que la izquierda y la clase dirigente de los medios de comunicación de los Estados Unidos no pueden entender plenamente el atractivo popular de las dos tigresas republicanas en las noticias: primero Sarah Palin y ahora, cuando va consolidando su condición de favorita republicana para las elecciones presidenciales, Michele Bachmann. ¿Qué tienen que otros candidatos no tengan... y que tantos americanos parecen desear?

Tanto Bachman como Palin son ridiculizadas en la prensa principal. En el caso de Palin, la impresión predominante es la de que es un peso ligero intelectualmente: un vídeo en el que se veía que no podía citar un solo periódico o revista que leyera habitualmente fue contemplado millones de veces en YouTube durante las últimas elecciones presidenciales.

Por otra parte, a Bachmann se la retrata como ligeramente trastornada. De hecho, puedo atestiguar a partir de mi experiencia personal que debatir con ella significa chocar con alguien que está absolutamente seguro de hechos que deben de existir en algún punto de un universo paralelo.

Pero sería un error simplemente desechar el atractivo de las dos sin esforzarse por entender a que se debe, cosa que resulta particularmente cierta en el caso de Bachmann. Palin no ha logrado el apoyo de la dirección del Partido Republicano, que se ha negado a ser su mentora, y seguirá exhibiendo su extraño atractivo como personalidad de los medios de comunicación, pero Bachman podría llegar a ser –cosa de lo más rara– Presidenta de los Estados Unidos.