8

Por qué Irán no cederá

TEL AVIV – Realmente nadie creía que la última ronda de negociaciones internacionales con Irán sobre su programa nuclear fuese a producir un gran avance. Así que tampoco sorprendió a nadie que ello no ocurriera, a pesar de las concesiones que se hicieron en la reunión en Kazajstán del grupo P5 +1 (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos, más Alemania). La creencia de los Estados Unidos sobre que un régimen de sanciones duras pudiese persuadir a Irán para que llegue a un acuerdo ha resultado ser – al menos hasta ahora – no realista.

A pesar de estar aislado y condenado al ostracismo, Irán ha logrado ganar un poco de espacio para respirar de manera estratégica con la ayuda de países como China, Rusia, India, Siria y Venezuela, lo que le permite resistir la presión occidental. Más importante aún, a pesar de que el régimen de sanciones severas dirigido por los Estados Unidos está destinado a ser imperfecto – dicho régimen sólo endurece aún más la resistencia de Irán a los “diseños estadounidenses”.

Sin duda, las alianzas de Irán son vulnerables y pueden erosionarse y, en el caso de dos aliados firmes, Siria y Venezuela, dichas alianzas pueden llegar a un colapso total. El fin del chavismo amenazaría vastos intereses de Irán en Venezuela y su importante presencia en los Andes, mientras que la caída de la dinastía de Assad sería un golpe devastador a la estrategia regional de Irán.

A pesar de todo ello, Rusia y China siguen adoptando un enfoque mucho más indulgente con Irán en comparación al adoptado por Europa y los EE.UU. desde que el informe del Organismo Internacional de Energía Atómica en noviembre de 2011describiera en detalle (described in detail) las actividades de Irán en su búsqueda de adquirir la capacidad para producir armas nucleares. Mientras que las potencias occidentales han adoptado sanciones cada vez más severas, Rusia y China ven a Irán como una herramienta en su competencia global con los EE.UU.