Los "Grouchomarxistas" de Estados Unidos

LONDRES – Groucho Marx siempre ha sido mi marxista favorito. Una de sus bromas llega al corazón del fracaso de la ideología -la religión dogmática- infligida a nuestro pobre mundo por su homónimo, Karl.

"¿A quién le van a creer", preguntó una vez Groucho, "a mí o a sus propios ojos?" Para cientos de millones de ciudadanos en los países de régimen comunista en el siglo XX, quien formulaba la pregunta era un dictador o una oligarquía que gobernaba con poderes totalitarios o autoritarios. No importaba lo que uno pudiera ver con sus propios ojos. Tenía que aceptar lo que le decían sobre cómo era el mundo. La realidad era cualquier cosa que dijera el partido gobernante.

El sucesor designado de Mao Zetung en China, Hua Guofeng, elevó esta actitud a una forma artística. Se lo conocía como un "defensor de no importa qué". El Partido y el pueblo debían seguir lealmente no importa lo que Mao les dijo que hicieran.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/uRukYvp/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.