¿Hasta cuándo seguirán echándole la culpa a China?

NEW HAVEN – Con la cercanía al cierre de la campaña electoral en Estados Unidos, el debate parece haberse desquiciado. Nada lo evidencia tan a las claras como la obsesión de ambos candidatos con China: tanto el presidente Barack Obama como su competidor republicano, Mitt Romney, la señalan como una de las principales causas de la presión a la que están sometidos los trabajadores estadounidenses y sus familias. En los debates previos a la elección presidencial, los dos candidatos insistieron en lo mismo: para aliviar las dificultades de Estados Unidos, debemos ponernos firmes con China.

Pero la verdad es totalmente distinta. Analicemos las siguientes acusaciones:

Manipulación cambiaria. Desde que en julio de 2005 China modificó su régimen cambiario, el renminbi aumentó un 32% en relación con el dólar y cerca del 30% (en valores ajustados por la inflación) respecto de una canasta amplia de divisas. Son cifras para nada desdeñables, y en los próximos años cabe esperar que el renminbi siga apreciándose.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/fab9SU1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.