23

Por qué la generación del milenio rechazará a Trump

NUEVA YORK – La brecha política clave en Estados Unidos no es entre partidos o estados, sino entre generaciones. La generación del milenio (quienes tienen entre 18 y 35 años) votaron abrumadoramente en contra de Donald Trump y serán la columna vertebral de la resistencia a sus medidas. Los estadounidenses de mayor edad están divididos, pero la base de apoyo de Trump está en quienes superan los 45 años. Los votantes más jóvenes rechazarán a Trump sobre un asunto tras otro, pues lo ven como un político del pasado, no del futuro.

Por supuesto, estos son promedios y no cifras absolutas, pero confirman la brecha generacional. Según las encuestas a boca de urna, Trump recibió el apoyo de un 53% de los votantes mayores de 45 años, un 42% de quienes tienen entre 30 y 44 años, y apenas un 37% de los de entre 18 y 29. En una encuesta de 2014, el 31% de los miembros de la generación del milenio se identificaron como liberales, en comparación con el 21% de los baby boomers (entre 50 y 68 años de edad) y solo un 18% de la “generación del silencio” (69 y más).

El punto no es que los liberales jóvenes de hoy se vuelvan más conservadores en el futuro. La generación del milenio es mucho más liberal de lo que eran las otras dos generaciones en sus años de juventud. También son marcadamente menos partidistas y dan su apoyo a los políticos que responden a sus valores y necesidades, lo que incluye a los aspirantes de terceros partidos.

Hay al menos tres grandes diferencias en la mentalidad política de los jóvenes y los mayores. En primer lugar, los jóvenes son más liberales en lo social que las generaciones anteriores. No les resulta problemática la creciente pluralidad, racial, religiosa y sexual que hay en Estados Unidos. El país en el que han vivido toda su vida es una sociedad diversa de blancos, afroamericanos, hispanos y asiáticos, tanto nacidos allí como inmigrantes: no sienten que esto sea un cambio traumático con respecto al pasado. Aceptan las categorías sexuales y de género (lesbianas, gays, transgéneros, bisexuales, intersexuales, pansexuales y otros) que para la generación de sus abuelos (la de Trump) eran tabú o territorio desconocido.