rogoff180_ FREDERIC J. BROWNAFPGetty Images) Frederic J. Brown/AFP/Getty Images

El yuan no debe estar en las negociaciones sinoestadounidenses

CAMBRIDGE – Es posible que un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China sea inminente. ¿Hay riesgo de que agrave los ciclos económicos globales o incluso siembre las semillas de la próxima crisis financiera asiática? La respuesta puede ser afirmativa si el acuerdo (suponiendo que se concrete) obliga a China a seguir por tiempo indeterminado un régimen cambiario anticuado y excesivamente rígido.

Para mantener estable el tipo de cambio del yuan con el dólar, las autoridades chinas tendrían que equiparar las variaciones de los tipos de interés estadounidenses, o implementar complicados controles de capitales para tratar de compensar las presiones cambiarias por otra vía. Pero China es demasiado grande y global para seguir un régimen cambiario más adecuado a una pequeña economía abierta.

Además, ninguna de esas dos estrategias para mantener estable el yuan (paridad de tipos de interés o control de capitales) tiene sentido para un país cuyos ciclos económicos rara vez coinciden exactamente con los de Estados Unidos. China sigue una tendencia de desempeño económico declinante, tiene exceso de capacidad en el sector de la vivienda y sus gobiernos regionales están demasiado endeudados, de modo que le esperan problemas de crecimiento políticamente delicados. Cuando lleguen, el Banco Popular de China necesitará margen para flexibilizar las condiciones monetarias sin tener que preocuparse por sostener el tipo de cambio.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/FDjd1PKes